¿Cómo será el futuro del empleo?

Hoy publicamos un artículo hecho por Sandra Barcenilla, psicóloga experta en Recursos Humanos de Labor Coach, que nos habla del futuro del empleo.

El futuro será online, o no será

Con la llegada de las nuevas tecnologías, el Big Data, y la influencia de los millennials, y centennials, el mercado de trabajo se ha transformado. La automatización, la inteligencia artificial y la aparición de robots están dando sus primeras pinceladas en los sectores que componen el panorama laboral del país, interviniendo en su productividad, tiempo y coste.

Desde Randstad aseguran que el asesor estratégico Francisco Abad, especialista en tendencias y procesos de innovación social, afirma que las principales aptitudes que el empleado del mañana deberá asumir son: la flexibilidad laboral, ser más colaborativo y saber trabajar en equipo. A su vez, la consultora PwC manifiesta que se espera para 2030, que los avances en inteligencia artificial podrían llegar a afectar a la automatización del 34% de los puestos de empleo, siendo transporte, logística, industrial, alimentación, distribución y educación los sectores que más se vean involucrados en ello.

El empleo del futuro

El talento futuro está en la capacidad de adaptación tanto del empleado como del empleador. 

Notar enseguida los pequeños cambios ayuda a adaptarse a los cambios más grandes que están por llegar, mantenerse atento, activo, moverse, te convertirá en potencial candidato a los puestos de mayor calidad.

En la búsqueda de empleo, ahora más que nunca la formación tiene un papel fundamental. Pero ésta también se ha transformado, pasando de la formación especializada a la que estábamos acostumbrados, a dar mayor valor a otras vías de aprendizaje, como es el caso de la formación transversal.

¿En qué tipo de formación invierto?

La formación transversal, también llamada cross-training, tiene como objetivo proporcionar una preparación práctica y teórica para que el talento desarrolle un amplio abanico de habilidades. Cada vez más empresas apuestan por perfiles profesionales capaces de desarrollar distintas funciones, favoreciendo así un flujo de trabajo más fluido y eficaz. Ante esta tendencia, el talento debe saber adaptarse y adquirir un conocimiento multidisciplinar que le permita aportar un valor diferencial en cualquier equipo de trabajo.

Adiós a la especialización, hola al job hopping.

El job hopping

Es un comportamiento cada vez más habitual entre las nuevas generaciones de profesionales Consiste, principalmente, en ir cambiando con relativa frecuencia de trabajo o profesión. Sin embargo, esto no es más que el principio; le siguen una fuerte motivación profesional y estrategias laborales. Impulsados por su deseo de nuevos retos y desarrollo profesional, este talento demuestra constantemente su facilidad de adaptación y capacidad de aprendizaje. Estas cualidades son muy valoradas por las empresas, que, ante un mundo laboral en constante evolución, buscan profesionales que puedan ser resolutivos en cualquier situación imprevista.

La tecnología juega un papel fundamental para este talento permitiendo una formación continua y mejorando el proceso de adaptación a cualquier equipo de trabajo.

Según un estudio realizado por el periódico The Guardian, el 90 % de la generación millennial no tiene planeado permanecer en un trabajo durante más de cinco años. Está claro que esta posición con respecto al futuro laboral dista mucho de la que tenía la generación del Baby Boom: estabilidad y compromiso por encima de todo. Para las nuevas generaciones, el objetivo es la libertad, crecer y aprender, sentirse partícipes de proyectos que les permitan su desarrollo profesional.

“Y de las tareas mecánicas y monótonas, ya se encargarán las maquinas”.

La movilidad laboral ha hecho que las prioridades entre los nuevos talentos cambien, siendo ahora más importante la seguridad laboral en sí mismos, más que en la empresa donde trabajan. Se aprecia un cambio en las aspiraciones profesionales ya que los jóvenes lo que buscan es un proyecto atractivo y motivador que se convierta en un reto profesional y también buscan sentirse atraídos por el valor ético de la empresa, por lo que esta debe ser cada vez más transparente y estar enfocada a la empleabilidad. Ya no será tan importante los conocimientos de los empleados, ya que los que se requerirán cambiarán continuamente, sino su capacidad para adquirirlos. Es momento de atreverse a seleccionar a gente distinta y olvidarse de perfiles pasivos que suelen poner pegas ante la demanda de una nueva tarea

¿Qué competencias valorarán las empresas en un futuro cercano?

La idoneidad profesional estará en la curiosidad, la ambición, y la agilidad mental, como muestra de la existencia de habilidades para aprender nuevas funciones y asumir retos. La capacidad de adaptación, se convierte en una aptitud necesaria ante los constantes cambios que surgen debido a los cambios tecnológicos de la mayor parte de los sectores, haciéndose necesario la formación constante y continua a través de herramientas digitales.

El entorno VUCA, genera tensión y necesidad de toma de decisiones en situaciones límite, por eso las organizaciones valoran de manera positiva personas con gran capacidad de gestión del estrés, profesionales seguros de sí mismos, con amplia resiliencia. Si a todo ello le sumamos la importancia de aportar nuevas ideas, y poseer buenas dotes comunicativas, estaremos hablando del talento del futuro cercano.

A nivel técnico, competencias indispensables se centraban en el entorno 2.0 o competencias digitales: marketing digital, analítica web, cloud computing, desarrollo de Apps, … el empleo del futuro de la mano del gigante de Internet, la importancia innegable de las TIC está cambiando el mercado laboral

Recursos Humanos 4.0

La gestión de personas también está cambiando, está sufriendo su transformación digital, con cambios y evolución en las metodologías y políticas de recursos humanos para reclutar y retener empleados.

Tras la crisis del COVID-19, la digitalización de los recursos humanos es una de las principales preocupaciones de los responsables de la gestión de personas. Las soluciones TIC en recursos humanos han dejado de ser competencia exclusiva de grandes corporaciones con miles de empleados y están llegando a las medianas e incluso pequeñas empresas, conscientes de la necesidad de poder integrar y relacionar toda la información de que disponen dispersa en diferentes Excel y bases de datos.

Una gestión eficaz de recursos humanos, gracias a las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías, permite diseñar de forma coherente diferentes políticas como son los planes de formación, nuestros índices de rotación, la evaluación del desempeño y el cumplimiento de objetivos, llegando a disponer de un completo mapa del talento de nuestra organización. Herramientas como la 9 Box Grid, nos permite definir e identificar dónde está el talento en nuestra organización, ayudando a desarrollar a cada persona aquellos aspectos que realmente debe potenciar para mejorar en su día a día.

Con una buena aplicación, se estima que el outsourcing puede conseguir una reducción de entre el 20% y el 60% de los costes de los procesos en los que interviene, con todos los beneficios que supone para pequeñas y medianas empresas que trabajan por lograr la máxima eficiencia para alcanzar sus objetivos de negocio.

Las Pymes apuestan cada vez más por la externalización de servicios. Y es que, el outsourcing tecnológico es una de las grandes oportunidades para que las Pymes puedan destinar un porcentaje muy elevado de su actividad a la generación de negocio en todos los departamentos, y delegar funciones específicas a profesionales y empresas especializadas sin necesitar invertir en captar y gestionar personal adicional, ajeno a la actividad principal.

La irrupción de las nuevas tecnologías en las empresas y en la formación conllevará también diferencias en la selección de personal, con técnicas como la gamificación, buscar trabajo o aprender nuevos conocimientos ya no será aburrido. Podrás hacerlo mientras juegas o mientras ves una serie.

En Labor Coach creemos que hay que seguir invirtiendo en personas. Desaparecerán unos puestos de trabajo, pero aparecerán otros nuevos que todavía no existen. Por eso, a título individual, hay que mantenerse activo en la búsqueda de empleo y actualizado, con el rabillo del ojo puesto en el futuro en tendencias profesionales. Crear tu propia marca personal, que aporte talento y valor añadido a las empresas del momento y apostar por la mejora continua.

Como psicóloga experta en gestión de personas, te recomiendo que empieces planteándote estas 3 preguntas: ¿qué quiero? ¿qué estoy haciendo? ¿qué necesito?

Puntuación: 1 de 5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: