OPERACIÓN DE CIRUGÍA ESTÉTICA…. ¿PUEDO COGERME LA BAJA?

La ley 14/1986 de 25 de abril, Leu general de sanidad establece la asistencia sanitaria pública para toda la población española. El acceso y las prestaciones sanitarias se realizarán en condiciones de igualdad. El Real Decreto 1030/2006 nos define los criterios que se tienen para formar parte aquellos casos comunes del Sistema Nacional de Salud y nos dice que NO se incluirán en la cartera de servicios comunes:

Aquellas técnicas, tecnologías o procedimientos que no guarden relación con enfermedad, accidente o malformación congénita, y las que tengan como finalidad meras actividades de ocio, descanso o confort, deporte o mejora estética o cosmética, uso de aguas, balnearios o centros residenciales u otros similares. Por tanto, vemos como las operaciones estéticas no están amparadas dentro de la seguridad social. Aunque hay varias sentencias de Tribunales Superiores de Justicia que han estimado que, aunque la operación fuera estética, esta circunstancia no impide el derecho a percibir prestaciones por Incapacidad Temporal. También existen sentencias contrarias. Es el Tribunal Supremo quien resuelve el asunto y nos dice que la cirugía estética puede generar la suspensión del contrato de trabajo, pero NO constituye una situación de Incapacidad laboral. En esta sentencia el Tribunal Supremo dice que os empresarios y el sistema de seguridad social no están obligados a financiar proyectos personales de la mejora de la apariencia física. Sin embargo, sí que admite que posteriormente pueden producirse complicaciones o patologías secundarias derivadas de la operación estética, y, seria en ese caso, en los que sí que obtendría el derecho a la prestación en caso de complicaciones.

Otra precisión que debemos hacer en este tema es la distinción entre operación meramente estética y la cirugía reparadora. Podría ocurrir que el paciente tenga que someterse a una operación estética como respuesta a un cuadro clínico psicológico o psiquiátrico. En este caso, si podemos decir que puede ser amparado por la Seguridad Social. O por ejemplo un paciente que tenga que someterse a una cirugía estética como consecuencia de un accidente previo (laboral o de tráfico, por ejemplo).

En resumen, para el TS, no habría problema en que se sometiese a una operación quirúrgica de cirugía estética en el periodo de vacaciones, pactando la suspensión del contrato de trabajo de mutuo acuerdo e incluso durante permisos, pero no tendrá derecho el trabajador a recibir una prestación por parte de la seguridad social en el periodo de recuperación. Ahora bien, si a raíz de esta operación se producen lesiones, complicaciones o enfermedades (entre otros), sí que se accedería al cobro de la prestación de la seguridad social por Incapacidad temporal, ya que se entiende que las anteriormente mencionadas, lesiones o complicaciones, son involuntarias y no queridas. 

Puntuación: 1 de 5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: