DESPIDOS!!

El despido es una de las causas que contempla el Estatuto de los trabajadores por las que se puede concluir una relación laboral. En este caso, es el empresario quien decide unilateralmente anular el contrato de trabajo que le une con la empresa.

Encontramos tres tipos de despidos: el despido colectivo, el despido disciplinario y el despido por causas objetivas. Cada uno tiene sus peculiaridades que en próximos artículos contaremos. Pero ahora nos vamos a centrar en los efectos del despido cuando el trabajador denuncia ese despido ante la autoridad laboral. El Juez puede considerar el despido como procedente, como improcedente o como nulo.

Para considerarlo como procedente, el despido debe cumplir con los requisitos y la forma necesaria en cada procedimiento, si no es así, será considerado como improcedente.

El despido improcedente se da cuando no se han demostrado los motivos alegados en la notificación de despido o no se han respetado las formas y trámites necesarios.

Por último, el despido nulo es cuando se fundamenta en causas de discriminación prohibidas en la Constitución y en la legislación, o cuando se demuestra que se han vulnerado los derechos y libertades del trabador. En este caso, la empresa está obligada a readmitir al trabajador y abonarle el salario no recibido durante el tiempo que no ha estado trabajando. En este caso, el empresario puede optar por la readmisión, o proseguir con el despido e indemnizarle por despido improcedente.

Las consecuencias de los despidos dependerán de que tipo de despido hayamos utilizado:

 En el despido colectivo (ERE) son 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

En los despidos por causas objetivas también son 20 días por año trabajado con el máximo de 12 mensualidades, y el trabajador tiene derecho a disfrutar de 6 horas semanales para buscar empleo durante el periodo de preaviso. El periodo de preaviso es de 15 días (cuidado con este preaviso, siempre comprobar la fecha).

En el caso del despido disciplinario, si no se demuestran las causas que lo originaron, el despido será improcedente y la indemnización será de 45 días por año trabajado hasta el 12 de febrero de 2012 y 33 días por año trabajado a partir de esa fecha con un máximo de 24 mensualidades.

Y ahora vamos con la parte mas importante, EL FINIQUITO. Esta liquidación debe abonar los días no cobrados, la parte proporcional de pagas extras, las horas extras y las vacaciones no disfrutadas, así como, la indemnización correspondiente. A la hora de FIRMAR el finiquito es importante estar bien asesorado porque podemos perder dinero. Una buena recomendación es firmar como NO CONFORME, poner la fecha a mano si no corresponde con la fecha que pone en el finiquito, e indicar si no se ha pagado el finiquito, se va a hacer por transferencia, etc.

Otros buenos consejos que nos da Luis F. Pallarés @laboralista_LsF son comprobar que todos los documentos que firmas tienen dos copias, la que el trabajador se queda sellada por la empresa y la que ellos se quedan firmada por el trabajador. Firma como NO CONFORME y por la fecha. Si te ofrecen dinero, cógelo, y si la condición para darte el dinero es la firma, no cojas el dinero. Lo acabas cobrando igual y tienes que saber que el impago del finiquito es una infracción de la empresa.

Con estos consejos que esperamos sirvan en estos tiempos de #COVID-19, #Crisis y #ERTES nos despedimos hasta otro próximo artículo.

Puntuación: 1 de 5.

2 comentarios sobre “DESPIDOS!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: