Covid 19 y la Incapacidad laboral temporal

Después de unas pequeñas vacaciones retomamos el blog, y si el tiempo lo permite empezaremos a subir mas artículos al blog y queremos empezar también con alguna colaboración.

Hoy vamos a hablar de la incapacidad temporal, artículo importante porque ademas de toda las aplicaciones que ha tenido siempre, se suma la incapacidad si damos positivos en COVID-19. Tanto si soy positivo como los periodos de aislamiento preventivo en los procesos por COVID-19 se considerarán como incapacidad temporal por enfermedad común, con independencia de su tratamiento de cara a la prestación económica como asimilación excepcional a la contingencia de accidente de trabajo. La emisión de los partes de baja, confirmación y alta corresponderá al Servicio Público de Salud de la Comunidad Autónoma, a la que esté vinculado el trabajador en función de su domicilio. la fecha del hecho causante será la fecha en la que se acuerde el aislamiento o enfermedad del trabajador, sin perjuicio que el parte de baja sea posterior.

Si estando de baja mi empresa aplica un ERTE de suspensión o reducción de jornada, a mi no me afectará hasta que me den de alta.

Tras estas peculiaridades que tiene la incapacidad laboral afectadas por Covid-19 vamos a dar unas pinceladas de las características de la incapacidad laboral.

¿Qué es la incapacidad laboral?.  Pues podemos definirla como la situación que ocurre cuando un trabajador no es capaz de realizar las funciones habituales a su puesto de trabajo. La incapacidad puede ser temporal o permanente, esta última la desarrollaremos en diferentes artículos futuros. Hoy vamos a por la incapacidad laboral temporal.
La incapacidad temporal (IT) es cuando una persona está imposibilitada para el trabajo de una manera puntual y necesita de una asistencia médica para volver a recuperar su estado normal. 
La incapacidad puede surgir de una enfermedad común o profesional, así como de accidente profesional o común, dependiendo de su origen tendrá diferente comportamiento las características de la incapacidad. 
Vamos a ir definiendo características de la incapacidad. Empezamos por su duración, como norma general, la duración de la incapacidad temporal es de 12 meses, con la posibilidad de prorrogarles por otros 6 meses más.

Una vez transcurrido el plazo, el INSS decidirá si pasa a incapacidad permanente o bien da el alta médica. 


Durante este tiempo nuestro contrato de trabajo se suspende, entonces ¿quién nos paga?. Pues el INSS nos paga un subsidio diario que cubre la pérdida de rentas mientras el trabajador esta imposibilitado temporalmente para trabajar y recibe asistencia sanitaria de la  Seguridad Social.  Y ¿cuánto nos paga?, pues vamos a ello. La prestación por incapacidad laboral corre a cargo del INSS, ISM, mutua colaboradora con la Seguridad Social o empresa autorizada para colaborar con la gestión. Distinguimos si la baja es laboral o no. Si proviene de enfermedad común o accidente no laboral, el abono del subsidio entre los días 4 a 15 (ambos inclusive corren a cargo del empresario), a partir del día 16 el pago corre a cargo del INSS, ISM o mutua, y la cuantía es un 60% de la Base reguladora entre los días 4 y 15 a cargo del empresario, un 60% entre el día 16 y 20 a cargo del INSS y a partir del día 21 un 75% a cargo del INSS.Si estamos ante un accidente laboral o enfermedad profesional la cuantía será un 75% de la BR a partir del día siguiente del accidente a cargo de la mutua. El día del accidente correrá a cargo del empresario. Esto es a grandes rasgos ya que hay muchas peculiaridades a la hora de calcular esta cuantía que en artículos posteriores comentaremos. 

¿Cómo calculamos la base reguladora? Pues como hemos comentado vamos a cobrar un porcentaje de la Base reguladora del mes anterior a la baja. ¿dónde vemos nuestra base reguladora? pues la en la nómina aparecerán dos bases reguladoras, una para contingencias comunes (para enfermedad común o accidente no laboral) y otra de contingencias profesionales (para accidente laboral o enfermedad profesional).

Para la enfermedad común hay que cumplir el requisito de estar afiliados, en alta o en situación asimilada al alta y tener cubierto un periodo de cotización de 180 días en los 5 años anteriores. Para el accidente laboral, el accidente no laboral y la enfermedad profesional no hace falta ningún periodo de cotización.

¿Tengo que hacer alguna gestión? Pues el trabajador tiene que entregar los partes de baja emitidos por el médico a la empresa en el plazo de 3 días a la fecha de expedición del parte. En los casos en los que se emite parte de baja y de alta a la vez (para bajas muy cortas) hay que entregar los partes dentro de las 24 horas siguientes a la incorporación del trabajador.


¿Cuándo se extingue la prestación? Pues cuando el trabajador se recupera, cuando no hay recuperación posible y se pasa a una situación de Incapacidad Permanente, o cuando se pierde por acción fraudulenta del beneficiario para conservar o haber obtenido dicha prestación. También se puede suspender por incomparecencia del beneficiario al reconocimiento médico.

Una vez que nos den el alta tenemos que reincorporarnos inmediatamente a nuestro puesto de trabajo, porque aunque impugnemos este alta, si no nos incorporamos puede ser de despido disciplinario. El plazo para reclamar es breve dependiendo de en qué momento nos den el alta, pero es importante ser rápidos y asesorarse lo antes posible para la impugnación. Un último consejo si vamos a impugnar es pedir un informe actualizado al médico especialista que nos ha seguido en nuestro proceso, ya que nos puede servir a la hora de la impugnación tener un informe reciente de nuestro proceso y no tener un informe de hace seis meses.


Con esto hemos dado unas pinceladas generales al tema de la incapacidad temporal, como siempre, si tenéis alguna duda comentadla en el blog o mandad un mail, y si os gusta suscribíos al blog.

Puntuación: 1 de 5.

4 comentarios sobre “Covid 19 y la Incapacidad laboral temporal

  1. Pequeño comentario David a esto que dices
    “Si estando de baja mi empresa aplica un ERTE de suspensión o reducción de jornada, a mi no me afectará hasta que me den de alta.”
    Hay empresas que en su convenio contemplan el mismo tratamiento en caso de ERTE tanto trabajando o en IT.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Tanto el ERTE como la “baja” suponen una suspensión del contrato, por tanto no es necesario incluir en el ERTE a las personas que están de baja, pero como comentas, hay empresas que los están metiendo y una sentencia de la Audiencia Nacional de 17 de Julio de 2020 dice que no es discriminatorio, ni en consecuancia nulo, incluir en ERTE un elevado número de trabajadores de baja, en situación de Incapacidad Temporal.

      Un saludo y gracias por tu comentario

      Me gusta

  2. Comentas que en caso de accidente no laboral se exige una cotización previa de 180 días en los últimos 5 años, pero esto solo es necesario en caso de enfermedad común, ¿no es así? Salvo que haya habido algún cambio en los últimos meses que yo desconozca.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: